La fórmula clásica recomienda dejar de fumar de un día para otro. Fijar una fecha, planificar el momento, ir haciéndose a la idea y, llegado el día, asumir el reto y cortar por lo sano. Sin embargo, esta estrategia representa un muro insalvable para buena parte de los fumadores. Afrontar el día D puede resultar muy estresante, especialmente para quien ya ha fracasado en intentos previos y la frustración les impide darse otra oportunidad. Por ello, las terapias progresivas -ir dejándolo poco a poco- están ganando terreno. 

En Psicojaén llevamos tiempo empleando estas técnicas con nuestros pacientes que desean dejar de ser fumadores con excelentes resultados. Si quieres dejar de ser fumador, habla con nosotros.