El mes de diciembre de 2014, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad dio a conocer los últimos resultados del Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España 2013 (Estudio Aladino 2013). 

El principal objetivo del Estudio Aladino, enmarcado dentro de la Estrategia Nutrición, Actividad Física, y Prevención de la Obesidad (NAOS) y de la iniciativa europea COSI (Childhood Obesity Surveillance Initiative), es realizar un seguimiento de la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en los niños de educación primaria e identificar los factores de riesgo asociados, mediante una metodología común a la Región Europea que permita la comparación entre los países participantes.

En esta ocasión, los datos del estudio se han extraído de una muestra de 3.426 niños y niñas de entre 7 y 8 años, procedentes de 71 centros escolares, repartidos por todo el territorio español.

De acuerdo con los principales resultados, la prevalencia del sobrepeso entre los niños españoles es del 24,6% y de la obesidad del 18,4%. En comparación con los resultados obtenidos en el año 2011 (Estudio Aladino 2011) se evidencia una ligera mejoría, ya que la prevalencia del sobrepeso fue del 26,2% y de la obesidad del 19,1%. En conjunto, y según la estimación del Estudio Aladino 2013, los problemas de exceso de peso afectan actualmente al 43% de los niños entre 7 y 8 años, lo que supone un descenso de 2,3 puntos en relación con la cifra alcanzada en el año 2011 (45,3%). 

En lo que respecta a las diferencias en función del sexo y la edad, los resultados muestran que si bien los niños y niñas presentan una prevalencia similar en sobrepeso, la obesidad infantil es superior en los niños frente a las niñas. Asimismo, los niños y niñas de 8 años tienen más problemas de sobrepeso y obesidad que los de 7 años.

El Estudio Aladino 2013 también ha identificado algunos factores de riesgo asociados a los problemas de obesidad, entre los que cabe destacar, dentro de los hábitos infantiles el saltarse el desayuno, disponer de televisión, video-juegos y dvd en la habitación, ver la televisión más de dos horas diarias y dormir menos de 8 horas, y entre los factores sociodemográficos que los padres sean fumadores (especialmente si son ambos), el bajo nivel de ingresos económicos de la familia y el bajo nivel educativo de padres y madres .

Tal y como señalan los autores del informe, los resultados muestran una estabilización de los problemas de obesidad y sobrepeso infantil, lo que refuerza la necesidad de que se continúen invirtiendo esfuerzos hacia la adopción de medidas y acciones que frenen la incidencia de estos problemas y que promuevan la adopción de hábitos de vida saludables a lo largo de toda la vida.