El Instituto Nacional de Excelencia para la Salud y los Cuidados (National Institute for Health and Care Excellence, NICE) ha publicado una nueva norma de calidad para la prevención del trastorno cardiovascular. Tal y como señala el NICE, a pesar de que el consumo de tabaco en la población se ha visto reducido en los últimos años, el riesgo de morbilidad asociado a esta patología sigue en aumento, de tal manera que los trastornos cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte del conjunto de las enfermedades crónicas. 

Según se recoge entre las normas de calidad del NICE, que describen áreas que son de alta prioridad para la mejorar de la calidad en la atención para la identificación y evaluación del riesgo cardiovascular para la prevención de enfermedades cardiovasculares en adultos, se debe ofrecer asesoramiento para el cambio de los estilos de vida en pacientes con riesgo cardiovascular antes del inicio del tratamiento farmacológico.

A este respecto, los cambios en los estilos de vida, incluido el abandono del consumo de tabaco, el aumento de la actividad física y el mantenimiento de una dieta saludable, constituyen métodos eficaces para reducir significativamente el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular. En consecuencia, la norma de calidad del NICE establece que los adultos con riesgo a 10 años de padecer una enfermedad cardiovascular del 10% o más deben recibir asesoramiento sobre la modificación de los estilos de vida antes de comenzar cualquier tratamiento farmacológico. Según los datos aportados por el NICE, este cambio en los estilos de vida puede eliminar la necesidad de tratamiento farmacológico de los pacientes, de ahí la importancia de implementar esta medida en el programa de intervención. 

Los nuevos estándares de calidad pueden consultarse en el siguiente enlace:

Cardiovascular risk assessment and lipid modification

Publicado: 3 de Noviembre de 2015