Cuando la capacidad para tomar decisiones se ve limitada, la persona se encuentra en una situación de especial vulnerabilidad, dado que sus derechos podrían no ser respetados en caso de que sean terceras personas quienes tomen decisiones ajenas a su voluntad, necesidades o preferencias. Concretamente, las personas con problemas de salud mental pueden encontrarse en este tipo de situaciones. De cara a evitarlo, es recomendable que se conozcan, de forma anticipada, sus necesidades y preferencias relativas a la asistencia que recibirán por parte de los Servicios de Salud Mental

Con el propósito de preservar el derecho de las personas a que su autonomía sea respetada en situaciones de incapacidad transitoria, el Grupo de Derechos Humanos y Salud Mental, vinculado al Plan Integral de Salud Mental de Andalucía, ha desarrollado una guía de Planificación Anticipada de Decisiones en Salud Mental (PAD-SM) para Andalucía, cuyo objetivo es el de proporcionar información práctica y útil tanto a profesionales como a personas usuarias de estos servicios, facilitando la expresión y concreción, de forma anticipada, de las preferencias y decisiones de las personas interesadas.

Para tal fin, el documento adjunta un formulario de planificación anticipada de decisiones, donde deben anotarse las preferencias e indicaciones a tener en cuenta en caso de que la persona se encuentre en una situación de incapacidad transitoria para tomar decisiones relacionada con su problema de salud mental. El formulario se estructura en varios apartados, donde deben anotarse los siguientes datos: situaciones, circunstancias y/o síntomas que darían lugar a la aplicación de lo expresado en la ficha, información sobre signos de alerta y síntomas, sobre actuaciones que “me hacen sentir mal” o “me hacen sentir bien”, información sobre personas a las que avisar, preferencias de visitas, preferencias relacionadas con la medicación, con las actuaciones terapéuticas y medidas coercitivas en el ámbito de la salud mental, preferencias con respecto a los profesionales e información sobre hábitos personales. Asimismo, puede designar al final de la ficha a una o varias personas como representantes en caso de que se encuentre en una situación de incapacidad transitoria para tomar decisiones.

Partiendo de la premisa de que tener un problema mental no es sinónimo de incapacidad, el documento incide en que debe ser cumplimentado por la persona interesada, con los apoyos que ella desee tener por parte de los servicios de salud mental, representantes familiares, allegados, amigos, asociaciones, etc.

Para una mejor comprensión del proceso, el texto incluye también diversos ejemplos de posibles situaciones relacionadas con la planificación anticipada de decisiones en salud mental.

Según señalan los autores del documento, el mismo puede constituir "una herramienta de autonocimiento, fomento del empoderamiento de las personas en su proceso de recuperación y disminución del autoestigma". Empero, recomiendan que el uso del documento de Planificación no se limite a su mera cumplimentación, sino que forme parte de un proceso continuado de información, comunicación y apoyo a la toma de decisiones relacionadas con la atención de Salud Mental, un marco donde el profesional debe ofrecer información, apoyo y acompañamiento, sin ejercer presión o condicionar la expresión de preferencias del paciente, respetando su voluntad.

La guía completa está disponible a través del siguiente enlace: Confederación Salud Mental España