Es natural que nos enfademos si nuestros hijos traen unos pésimos resultados académicos. Sin embargo, antes de empezar a gritar y a castigar con todo lo castigable, atiende estos consejos:

1. No montes en cólera.
2. Exige un mea culpa al estudiante.
3. Evita que te coja por sorpresa (las malas notas se ven venir con antelación).
4. Cuanta hasta diez...o cien.
5. Relativiza.
6. No castigues: establece consecuencias, e
7. Impide que te arruinen las vacaciones.

Si esto no funciona, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. En PsicoJaén, Te Escuchamos.


























Publicado: 29 de Junio de 2015